LA BASURA QUE CABANDIÉ “AHORA” NO VE


 

Son 401.000m³ de desechos tóxicos sin tratar, que equivalen a 44 hectáreas de un metro de altura. Las plantas de la Compañía COMARSA en Neuquén y Añelo, ocupan 46,5 hectáreas, el equivalente a 24 veces la Plaza de Mayo. Están repletas de material altamente tóxico que provoca daños al ambiente y a la salud de las personas. COMARSA es una de las empresas dedicadas al negocio de la basura petrolera. Cobra millones, pero el único tratamiento que realiza es depositar los residuos en grandes piletones.

La denuncia penal presentada el 17 de diciembre pasado ante la Fiscalía de Delitos Ambientales y Leyes Especiales del Ministerio Público Fiscal de Neuquén, está minuciosamente respaldada con fotos, imágenes satelitales, mapas, resoluciones, ordenanzas y decenas de datos. A través de la denuncia se solicitan medidas urgentes para determinar “la comisión del delito de envenenamiento, adulteración y contaminación de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmósfera y el ambiente en general, mediante la utilización de residuos tóxicos generados por la industria petrolera” de Vaca Muerta.

 

 

El fracking es la técnica utilizada para extraer los hidrocarburos atrapados en la formación geológica Vaca Muerta. Implica la inyección de decenas de millones de litros de agua apta para el consumo humano por pozo, mezclada con arenas silíceas y un cóctel de productos químicos, los cuales son tóxicos para la salud de las personas e irreversiblemente contaminantes para el medio ambiente.

La connivencia de los funcionarios municipales, provinciales y nacionales, es evidente. Los funcionarios, incluso los de las áreas de ambiente, realizan una defensa obscena del entramado contaminante: “está funcionando perfectamente”, expresan.

A partir de la asunción de Alberto Fernández, el nuevo Ministro de Ambiente, Juan Cabandié, cambió el discurso. En 2019 Cabandié protagonizó una intensa polémica al afirmar que era “alarmante” lo que pasaba con los residuos del fracking. “Es increíble y se manejan con total impunidad”, sostenía. Hoy no realiza ninguna acción concreta para detener este desastre, a pesar de ser su ministerio la máxima autoridad de aplicación de la Ley de Residuos Peligrosos. Su silencio cómplice tiene lógica dado que el gobierno destinará este año más de $150.000 millones para financiar el fracking. Un negocio multimillonario del que se reparten las ganancias funcionarios kirchneristas, Paolo Roca, y todas las petroleras, (Pan American Energy, Shell, Chevron, Tecpetrol, Pampa Energía, Vista Oil & Gas,  Exxon Mobil), de las cuales la porción más grande va a la Sociedad Anónima YPF.

 

 

 

 

 

RADIO WOX 2019 / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS