CON APENAS 12 VOTOS POSITIVOS


 

La Cámara de Diputados aprobó la ley de Necesidad Pública y el pedido de endeudamiento para hacer frente al coronavirus enviados al Senado. A partir de ahora la administración provincial, que encabeza Omar Perotti, cuenta con la herramienta necesaria para endeudar a la provincia en 50 mil millones de pesos. 

Con una aprobación cuestionable, la ley contó con “apenas” 12 votos a favor y 34 abstenciones. La ausencia de votos negativos fue el resultado de la presión mediática de las máximas autoridades de la actual gestión, hacia los dirigentes de la oposición que manifestaban que la provincia no necesitaba endeudarse en una cifra tan desmedida para combatir el coronavirus dado que Santa Fe cuenta con herramientas para enfrentar la pandemia.                                                                                                                                    

Desde el Frente Progresista siempre dijimos no a la grieta y a los agravios. No vamos a caer en esa trampa; no cuenten con nosotros para eso. Los santafesinos, y más en estos momentos, merecen otro nivel de debate y otra agenda de discusiones, más constructiva, vinculada a sus problemas cotidianos en tiempos de pandemia”, sostuvo el presidente del cuerpo, Miguel Lifschitz, al hablar en el recinto.

Luego, el ex gobernador, valoró la decisión unánime de los diputados de reducir sus haberes. “En reunión parlamentaria acordamos con los presidentes de todos los bloques reducir un 50% los sueldos de los diputados y diputadas. Es un momento extraordinario que necesita de gestos y acciones. El esfuerzo de todos es lo que nos hará más fuertes”, consideró.

“El gobierno ya tiene la Ley de Necesidad Pública que quería y los fondos que pidió para atender la pandemia, es urgente que se ponga al frente de la crisis”, continuó. “No sólo estamos otorgando recursos y herramientas, sino que además ofrecemos desde nuestro espacio, equipos técnicos, propuestas, experiencia, voluntarios y organizaciones sociales afines. Hace años venimos trabajando para dotar a la provincia de la mejor salud pública. Empezamos en los 90 cuando casi nadie creía en esto”, recordó Lifschitz.

En ese contexto, marcó la diferencia de la actual gestión con la de Hermes Binner en la provincia de Santa Fe y la suya propia en la ciudad de Rosario para afrontar la Gripe A en 2009: “Lo hicimos sin emergencia ni Estado de excepción. Sin herramientas extraordinarias. Sólo con decisión política, ideas claras, compromiso y trabajo”, remarcó.

“Hoy Santa Fe es una de las mejores provincias para abordar la pandemia”, enfatizó el presidente de la Cámara baja. “Dejamos ocho nuevos hospitales, el Cemar en Rosario y el Cemafe en Santa Fe, dotados para hacer los testeos de coronavirus. 120 nuevos Centros de Atención Primaria de Salud, con personal calificado y comprometido”, describió.

Con respecto al proyecto oficial de Necesidad Pública, Lifschitz indicó que “no tiene nada que ver con la pandemia; es la vieja ley de Emergencia rechazada en diciembre por esta Cámara. Es una mala ley y no es un pecado que tengamos opiniones distintas. En tiempos de emergencia, no desaparece el Estado de Derecho, ni el rol de la Legislatura”, advirtió el titular de la Cámara baja.

Esa ley partía de un diagnóstico falso, que indicaba que diciembre había una crisis económica y financiera sin retorno en Santa Fe. Eso no tiene nada que ver con los números: pudieron pagar sueldos y aguinaldos con cláusula gatillo y el sueldo de marzo sin inconvenientes”, argumentó.

Evidentemente no había tantas dificultades como se planteaba. A fines de febrero, según la información brindada por el ministro de Economía, Walter Agosto, la provincia contaba con un plazo fijo de más de 10.000 millones de pesos y más de 5.700 millones en cuenta corriente. Por eso es inexplicable que se estén retaceando recursos para la salud, la política alimentaria o para arreglar patrulleros; que no se estén pagando deudas corrientes ni atendiendo gastos prioritarios”, sostuvo Lifschitz.

“Es una mala norma no sólo por los superpoderes y delegación de competencias, como se ha dicho aquí. También por el desproporcionado endeudamiento, de más de 50.000 millones de pesos, para financiar gastos corrientes, para financiar el déficit. Es una cifra que compromete el futuro de la provincia por los menos por dos períodos”, advirtió. Y agregó: “Si hay algo que critican el Presidente Alberto Fernández y el Ministro Martín Guzman, de Mauricio Macri, es el enorme grado de endeudamiento para financiar gastos corrientes  y déficit. No encontrarán ningún economista que lo aconseje”.

“Ahora el gobierno tiene todas las herramientas necesarias y más. Estamos dispuestos a acompañarlo y poner a disposición nuestros mejores especialistas, toda nuestra experiencia y propuestas para abordar esta crisis”, concluyó.

 

 

 

 

RADIO WOX 2019 / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS