BORRAR CON EL CODO LO ESCRITO CON LA MANO


 

El ritmo de vacunación contra el coronavirus en la Argentina es muy lento. De acuerdo a los datos oficiales que actualiza a diario el gobierno nacional, sólo el 1,92% de la población recibió las dos dosis necesarias para acceder a una inmunización completa frente al virus

Sobre una población de 45.376.763, según la proyección del Indec para el 2021, sólo 872.745 personas recibieron dos inyecciones de alguna de las fórmulas que compró la Argentina a distintos laboratorios. La brecha es muy marcada con respecto a quienes recibieron una sola aplicación, que fueron 6.341.959, casi el 14% de la ciudadanía.

Más allá del trasnochado anuncio de 25 millones de personas vacunadas a comienzos de enero, la realidad demuestra que 4 meses después, estaríamos alcanzando las 10 millones de dosis.

Si bien genera preocupación en la población dado que en primera instancia infectologos y asesores del gobierno recomendaban un tiempo no mayor de 21 días entre una dosis y la otra, con el objetivo de brindarle cierto grado de inmunidad a más personas en menos tiempo, el Consejo Federal de Salud decidió diferir la aplicación de segundas dosis a tres meses de aplicada la primera. Estas idas y vueltas tienen ciertas particularidades, la inmunización con la vacuna Sputnik V se integra con dos componentes distintos, el cambio en las reglas de juego le permitiría al gobierno demorar la compra de la segunda dosis.

Esta semana, según lo anunciado se completarán arribos por dos millones de vacunas chinas de Sinopharm. Las autoridades sanitarias argentinas decidieron destinarlas a completar el esquema de inmunización de quienes ya habían recibido una inyección de esta fórmula porque no existen estudios concluyentes sobre los efectos del diferimiento de la segunda dosis. A diferencia de la Sputnik, la vacunación con Sinopharm se completa con dos aplicaciones del mismo componente.

La campaña de vacunación en la Argentina comenzó en la última semana de diciembre del año pasado con el primer arribo de dosis de Sputnik V, desde Moscú. Argentina también adquirió vacunas de Covishield, de AstraZeneza y de Sinopharm.

Después de meses en los que los funcionarios y los medios oficialistas no hicieron más que demonizar al laboratorio estadounidense, este lunes, el gobierno nacional, ante la gravedad de la cuestión sanitaria, decidió borrar con el codo lo escrito con la mano y anunció que retomó las gestiones con Pfizer.  

 

 

 

 

RADIO WOX 2019 / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS