“QUE EL AJUSTE LO HAGAN ELLOS”


 

José Luis Espert fue tajante al hablar de las retenciones y elevó la apuesta de su crítica al llamar a la sociedad a una rebelión fiscal. "Ojalá que el agro ponga lo que hay que poner. Que ponga los huevos y pare. Es la gente la que se tiene que rebelar. Hay que dejar de pagar impuestos y que el ajuste lo hagan ellos algún día". De esta manera, dijo que si se continúa con estas políticas "el agro se va a fundir", al igual que las empresas. "Si no ponen lo que hay que poner, los van a llevar puestos".

Además consideró que "es inmoral que la clase política le cobre impuestos a la gente para financiar cerca de un millón de ñoquis que hay en el Estado. Los mismos caraduras que hablan del problema de la deuda le echan la culpa a los acreedores. Son un conjunto de psicópatas".

Espert se refirió a las retenciones y aclaró que son un impuesto al productor y no al exportador. "Es una cosa ridícula que se penalice la venta de productos al exterior", señaló, y proyectó que con estas medidas el Gobierno "no va a recaudar nada. Acá hay un problema serio para el agro. Ellos le toleraron, sin chistar, las retenciones a Macri. No dijeron nada, y eso está mal de parte de la dirigencia agropecuaria".

El excandidato a presidente analizó el rumbo económico del país: "Está a años luz de lo que hay que hacer para torcer este rumbo con tendencia miserable que tomó la Argentina. Con el kirchnerismo nunca se sabe cuándo va a mostrar la careta que realmente tiene en el fondo".

El Gobierno está bajando la inflación pero con métodos indebidos. Está atrasando tarifas, salarios y jubilaciones. Eso a la larga se paga, pero a lo mejor genera un poco de alivio al corto plazo. Fernández está haciendo una cosa intermedia, entre el kirchnerismo y la sensatez".

Si bien el economista destacó el trabajo del Presidente para evitar que el país caiga en default, consideró: "Acá no hay ningún intento de cambiar la decadente Argentina del último siglo. Él ha acordado con los focos de putrefacción de la Argentina: el sindicalismo; el empresario prebendario, le ha servido la mesa para que los empresarios proteccionistas le digan cuánto arancel quiere cada uno para trabajar y competir; y, en materia política, no hay ningún intento de hacer regionalizar el país y los municipios o de achicar el gasto público. Estos son los grandes ganadores del modelo que ha destruido al país".