AHORA LE TOCÓ A LOS MUPPETS


 

Siguiendo el Juicio de Nüremberg contra los productos culturales que entretuvieron a varias generaciones de niños, y a otros no tan niños, ahora le tocó el turno a Los Muppets.

Usuarios de redes sociales cuestionaron en las últimas horas el vínculo entre Miss Piggy y la rana René argumentando que la cerdita ejerce un sistemático acoso sexual, y violencia física y emocional, contra la rana.

Hace apenas unos días, el bombardeo contra los productos culturales infantiles llevó a los diarios el pedido de censurar al zorrino Pepe Le Pew porque “fomentaba el acoso sexual” al asediar a otro animal.

Los detractores de Miss Piggy enarbolaron la misma bandera y pidieron que una de las más icónicas parejas de la televisión de los años 50 hasta hoy fuera suprimida de la tira.

Ante la avalancha de críticas contra los productos que acompañaron el crecimiento de varias generaciones, los propios herederos de Dr Seuss, el creador de Grinch y el Gato en el Sombrero, una fábrica de best sellers estadounidenses, abrió el paraguas y decidió descatalogar seis de sus libros más famosos porque “retratan a personas de manera errónea e hiriente”. Así, el escritor Theodore Gessel, alias Dr. Seuss, pasó de exitoso ganador del Premio Pullitzer en 1984 a racista.

Apenas horas más tarde, fue cuando apareció en escena Charles M. Blow, un defensor de los derechos de la comunidad afroamericana y columnista del periódico The New York Times, encendiendo la mecha al censurar en su artículo del periódico neoyorquino el dibujo animado Pepe Le Pew, porque “normaliza la cultura de la violación”.

Dibujos, tiras, series, obras de arte, representan la cosmovisión de la sociedad en la que nacen. Excluir al analizar una obra de su contexto social no es otra cosa que un acto de miopía cultural.

 

 

 

 

 

RADIO WOX 2019 / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS