ACTITUDES VIRTUALES QUE SON UN DELITO


 

La inactividad, el aislamiento, la incertidumbre…. factores de alto riesgo para que se dispare la “ciberdelincuencia”. Es por ello, que debemos ser muy conscientes de lo que sucede y saber que esas acciones tienen consecuencias.

Las  redes sociales han hecho un aporte extraordinario a nuestras vidas pero la discriminación, la burla, la mentira, la ironía, en definitiva,  la agresión en el espacio virtual, también tienen su lugar y no tienen límites.

El hater actúa escudado por una pantalla de ordenador o de móvil, “sin ser consciente de las consecuencias de sus ataques. Porque las tienen, y pueden ser muy graves”, explica Sara García, abogada de “Stop Haters”, una Asociación creada para defender a las personas afectadas por el acoso en internet  realizado a través de diversas formas.

Así, una cosa es “opinar”, algo que si bien puede molestar al receptor es válido hacer, y la otra es “hostigar” con diferentes actos y sobre todo “ofender” para “denigrar e injuriar”. O sea atentar contra la dignidad e integridad física o moral o bien la reputación de la víctima bastante más allá de la mera opinión.

Pero lo positivo es que al hater se lo localiza más fácil de lo que se piensa. Hoy en día, se puede descubrir cualquier situación, se puede saber el origen de todo lo que se escriba en internet, un comentario, un email, una foto, porque absolutamente todo queda registrado con fecha, hora, cambios realizados y en instancias judiciales sirven como prueba.

“Pensamos que en internet podemos hacer todo lo que queramos pero estamos absolutamente controlados. Nuestra Asociación nació precisamente por eso, para concientizar de este peligro y para guiar a la víctima, además de darle apoyo psicológico, recopilar información y certificarla por un abogado. Luego se decidirá qué procedimiento judicial se llevará adelante pero que generalmente suele consistir en la presentación de una demanda legal ante la Justicia”, agrega la especialista.

En la Argentina se puede dejar asentada la denuncia, junto a Representantes Legales,  ante la Dependencia Policial y además elevarla al fiscal en cibercrimen de la Procuración General de la Nación.

Si bien es un proceso que lleva un tiempo ,se recomienda hacer la denuncia y esperar los tiempos que establece la Justicia ya que es un delito penal que puede acarrear cárcel, con penas de prisión de tres meses a dos años. La pena variará en función de los agravantes de cada caso. Si las injurias están hechas con publicidad (si se propagan en una red social), la pena será mayor.

Si se es víctima de un delito informático, no se debe borrar o modificar la información que se tiene en la computadora, equipo móvil, celular, etc, relacionada al hecho. Además se recomienda no reaccionar ni responder frente a cada uno de los ataques, pero a través de capturas de pantalla o videos se debe mantener la evidencia ya que es importante a los fines de cualquier acción judicial que pudiera iniciarse.

“Hablar de un perfil de hater es complicado porque no es como hablar, por ejemplo, de un perfil de un adicto. Pero lo que está claro es que son personas que se esconden detrás de una pantalla para cometer ese tipo de acoso, explica Marc Masip, psicólogo especializado en redes sociales y director del programa Deconect@, cuyo objetivo es que las personas  aprendan a hacer un uso adecuado del móvil, las redes sociales y los videojuegos.

“Un hater suele ser una persona cobarde. Alguien altamente frustrado que, posiblemente tenga pocos intereses o cosas que hacer en la vida. Esto se agrega con una baja autoestima y mucho tiempo libre. Por eso puede estar tan pendiente de las redes sociales y de su víctima o víctimas”, agrega Masip.

“Quiero pensar que la solución está en la educación. Los menores deben ser conscientes de que desde detrás de una pantalla se puede hacer el mismo daño que en persona”, finaliza Sara García, integrante de la organización.

 

Lic. Karina Vimonte – Doctoranda en Comunicación

Comunicadora Social-  Técnica Universitaria en Periodismo

Coach Ontológico

 

 

RADIO WOX 2019 / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS