INVESTIGAN LA MUERTE DE SEBASTIAN MORO


 

La dudosa muerte del periodista Sebastián Moro llegó al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y en las últimas horas se judicializó en los tribunales federales de Córdoba.

A cuatro meses de su muerte en La Paz, Bolivia, el 16 de noviembre, durante los violentos acontecimientos que culminaron en la renuncia de Evo Morales, finalmente se avanza en el esclarecimiento del hecho

Gabriel Aguirre, secretario General del Comité de Solidaridad Internacional y Lucha por La Paz de la ONU presentó un informe acerca de los detalles que generan sospechas alrededor de la muerte del reportero.

Su hermana, Penélope Moro, refiriendo al caso declaró: “Llegué a Bolivia en la madrugada del 11 de noviembre, al encontrarme con mi hermano en la Clínica Rengel de Sopocachi para hacerme cargo de la situación, noté ciertas marcas y golpes en su cuerpo que a mi entender no correspondían con un ACV isquémico, que fue el diagnóstico que se informó”.

Por su parte Aguirre expresó: “Llamamos la atención sobre el caso del periodista Sebastián Moro, que murió en extrañas circunstancias y de acuerdo al informe forense se revela que antes de morir fue golpeado y su cuerpo apareció con claros signos de politraumatismos”, luego señaló “a la policía de Bolivia” por el hecho. Segundos después refirió a la situación que está viviendo otro periodista argentino en Bolivia. Se trata de Facundo Molares, que “fue secuestrado por la policía boliviana mientras estaba siendo atendido en un hospital. Denunciamos las torturas, tratos crueles e inhumanos a los que se lo ha sometido durante su detención. Exigimos al gobierno de Bolivia su inmediata liberación”.  

Los casos de Moro y Molares los encuadró en “la grave situación en materia de Derechos Humanos que atraviesa Bolivia” y alentó la posibilidad de que se concrete “una visita del relator especial a ese país” porque “hoy se contabilizan más de 1.500 detenciones arbitrarias con múltiples denuncias por casos de torturas y tratos crueles que han sido ejecutados por miembros de la fuerza pública boliviana”.

Sebastián tenía 40 años y vivía en Bolivia, trabajaba en un periódico y en una radio. Fue encontrado con un ACV en su departamento la noche del 9 de noviembre de 2019. Nunca recuperó el conocimiento. Su hermana comprobó que su cuerpo presentaba una serie de lesiones no compatibles con un accidente cerebro vascular. Cuando encontraron el cuerpo tirado en su departamento en La Paz, faltaban un chaleco que lo identificaba a Moro como periodista, su grabador y uno de los cuadernos donde tomaba apuntes.

 

 

 

RADIO WOX 2019 / TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS