EL 87% DE LOS BILLETES DEBERÍAN SALIR DE CIRCULACIÓN

Imprimir


En manos del público y de los bancos hay 6.421 millones de billetes de las distintas denominaciones emitidas por el Banco Central. Entre todos, suman un circulante de casi 600.000 millones de pesos. Si se ajustaran a estándares internacionales, el 87% de los billetes deberían salir de circulación y ser destruidos. En otras palabras, sería como sacar de circulación unos 520.000 millones de pesos. El plan es llegar a la normalidad en siete años.

Están sucios, dibujados, rotos en sus ángulos, precariamente unidos con pedazos de cinta adhesiva, demasiado gastados por la cantidad de veces que pasaron por manos, bolsillos, billeteras, cajeros automáticos y por las innumerables veces que fueron procesados por las máquinas de contar billetes de los bancos.

En Casa de Moneda instalaron meses atrás una máquina que puede destruir 600.000 billetes por hora. Hoy se está trabajando un turno diario de 7 horas, por lo que se inutilizan 4,2 millones de billetes por día. Es un salto productivo importante. Hasta el año pasado la máquina que operaba en Casa de Moneda destruía no más de 80.000 billetes por hora.

Al exceso de la cantidad de billetes se añade la distorsión en la distribución de los mismos según su denominación. Hoy los billetes de $100 representan el 71% de la circulación. Para entender esta distorsión: son billetes que se usan tanto para comprar un atado de cigarrillos como para saldar la compra de una casa.