SCIOLI “PRESIONA” A BERGER COMO HIZO CON RABOLINI EN 2015

Imprimir


A minutos de presentar su candidatura para las próximas elecciones, a Daniel Scioli se le complicó la campaña. Su pareja, Gisela Berger, no dudó en denunciarlo: “Recibí amenazas graves. Y cuando vieron que se les fue la mano, trataron de recomponer todo”, comentó la modelo.

“Daniel Scioli, dice que va por el brazo a Francia, mientras la gente se muere de hambre, MIENTE! Vacaciones en COURCEVEL! ¿Dónde está la plata que le robaron al país?”, publicó a través de su cuenta de twitter.

Berger además agregó que durante un viaje se sintió amenazada por el ex candidato a presidente, cuestión por la que decidió refugiarse un tiempo en su Córdoba natal.

“Me quieren obligar a mostrar la familia perfecta”, aseguró. Y luego castigó al ex gobernador: “Lo único que quiere de Francesca, su hija, son las fotos para la campaña”.

Berger en mayo de 2017 ya se había despachado contra Scioli al denunciar mediáticamente que mientras estaba embarazada le había exigido que se practicara un aborto.

Claramente el ex gobernador de Buenos Aires demuestra poco afecto por sus hijos, a Lorena tardó 16 años en reconocerla como propia. Desde su entorno en aquel entonces se decía que el acercamiento se había producido porque sus asesores creyeron conveniente instalar el tema, que la reconozca y de esa manera transformar a su hija en un “objeto de campaña”.

De la misma manera actuó Scioli durante el 2015, cuando en plena campaña intentaba mostrarse ante los medios junto a Rabolini como una familia perfecta cuando en realidad desde hacía años estaban separados.

Berger aclaró que no hizo la denuncia en la Justicia porque le advirtieron en tono intimidatorio que no le convenía intentarlo dado que de esa manera no lograría nada: “No la hice porque él levanta un teléfono y lo soluciona. Me amenazaron Scioli y su entorno personalmente”.