A+ R A-
26 Julio 2017

JOE BONAMASSA/ DIFFERENT SHADES OF BLUE


 Por Daniel Pollini

 

Si lo comparamos con los sobrevivientes del género es cachorro, nació en 1977, tiene 37 años y todo lo que se necesita para acceder al podio junto a los más grandes.

Empezó a tocar a los 4 años, su padre vendía guitarras, Joe las recuerda como algo cotidiano, en su casa siempre había más guitarras que sillas. Cuando B.B. King lo escuchó tocar tenía 12 años, Riley no dudó un instante en invitar al talentoso niño blanco para que sea telonero de su próximo concierto. De ahí en más la fama de Bonamassa no paró de prosperar.

En el siglo XXI es uno de los pocos músicos “jóvenes” que, aportando sus matices de exquisita modernidad, mantiene con desenvoltura en alto el estandarte. Su música es un catálogo de todos los subgéneros que engloban el rock y el blues. Imposible de encasillar, camaleónico, con todos los defectos y las virtudes de los grandes guitarristas, con una capacidad natural de emular a los demás, cuestión que en ocasiones lo hace irreconocible.

 

 

Con “Hey baby” calienta la mano, el tiempo pasa rápido, apenas 1:22 minutos, y después el mundo se detiene un instante, se lo escucha cantar… Oh beautiful, if you were mine I would write you letters and pour you sweet wine Oh beautiful, why you so blue? If you can only see the way I see you … y el mundo vuelve a girar.

Un funky bien condimentado con trompetas y un Hammond puesto en el lugar indicado, eso es "Love ain’t a love song", uno de los momentos calientes del disco. Temperatura que empata con la que levanta en “I Gave Up Everything For You, ‘Cept The Blues”, donde suena, hasta en el último de los arreglos, 100% clásico y muy próximo a su mentor.

Different shades of blue es un auténtico catálogo sonoro. Por momentos se pone en los zapatos de Stevie Ray Vaughan, otros suena cercano a Gary Moore, emula a Eric Clapton, tiene los vicios de Rory Gallagher… es una bestia. 

A diferencia de “Driving Towards The Daylight”, su disco de 2012, donde sólo aparecen cuatro canciones propias entre versiones de Robert Johnson, Tom Waits, Willie Dixon, Bill Withers… algo habitual en sus discos; en este álbum se hizo cargo y puso su firma en las 11 canciones.

En el disco usó 19 guitarras, todas de colección, desde un modelo de 1932, hasta una Grammer Johnny Cash Model, de 1969, pasando por unas cuantas Fender y otras tantas Gibson. Los 13 amplificadores que utilizó, que van desde 1958 hasta modelos de 1966, servirían para otro párrafo detallado como el de las guitarras. 

 

El tiempo en Rosario

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2016 WOX FM | ROSARIO | ARGENTINA | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

0341 5271105 | Sarmiento 854 | piso 06 oficina 06