A+ R A-
24 Mayo 2018

I FEEL LIKE PLAYING/ RON WOOD

 

por Daniel Pollini

 

En el verano anduve por Uruguay. En la playa que está frente al Conrad, donde la mansa comienza a unirse con el muelle, cuando estaba estacionando, encontré un viejo flaco cargando reposeras. Era un mediodía de mucho calor. El veterano llevaba puesta una remera mangas largas pintada a mano, en la que se leía “I feel like playing”. La remera y el resto de la ropa del masculino entrado en años contrastaban con las que se usan en Punta y mucho más con las que usan los naturales de Maldonado. Cuando observé a su compañera dejé de ser discreto, le clavé la mirada. Sus arrugas confirmarban que era un viejo caravanero, aparentaba ser extranjero. Sin embargo era una cara familiar. Segundos después caí en la cuenta, era Ron Wood.

Terminamos tomando sol a pocos metros de distancia. Nadie lo molestaba. Nadie se acercaba para sacarse una foto, ni pedirle un autógrafo. Supongo que no lo registraban. A diferencia de lo que pasaba con la estrella de rock, para ensanchar mi ego, se me acercaron dos chicas increíbles, con todas las curvas en su lugar. No lo podía creer, Ronnie ignorado y yo derrochando sex-appeal. Mi ego se hizo añicos cuando una me pidió si podía correr la reposera y la sombrilla, que segundos atrás había instalado sobre la cancha de tejo que ellas tenían marcada en la arena. Sonreí amablemente y moví mis cosas un par de metros hacia donde estaba Ronnie. 

El martes 30 de diciembre, cuando faltaban algunos minutos para las 10 de la noche, Ronald David Wood llegó a la Argentina, en un vuelo de British Airways, acompañado de su novia, la modelo brasileña Ana Araujo. Ambos hicieron la fila en migraciones, en la cola de ingreso para diplomáticos y embarazadas. Luego de unas fotos con aquellos que lo reconocieron desapareció. Los medios locales, al día siguiente, dijeron que pensaba recorrer el país, otros arriesgaron que había llegado para ver la largada del Dakar. Lo cierto es que para fin de año la pareja estaba en Uruguay, hospedada en José Ignacio, en la casa de la familia Pastore.

 

I FEEL LIKE PLAYING

 

“I feel like playing” es el séptimo disco en estudio que Wood grabó como solista. Para él, una página más en su vida. ¿Qué puede significar un disco más para un tipo que grabó 5 con The Faces, 20 con los Stones, y que desde hace años es ficha puesta como invitado en los estudios cuando graban los grandes del rock y el blues?. Para Ronnie es un disco más, para mí es uno de los mejores discos de rock que se editaron en los últimos años.

“I feel like playing” sorprende desde el arte de tapa, una pintura del mismo Ronnie, uno de los berretines que tiene el guitarrista y que ha sorprendido al mundo del arte desde hace años. Ron ha presentado sus obras en Tokio, Nueva York, Hamburgo. Pinturas de Jagger, Richards, Lennon, Hendrix; entre sus últimas exposiciones se destaca una colección de 50 cuadros con imágenes de caballos, exhibida en Londres.

No sólo el arte de tapa sorprende, en "I Feel Like Playing" los músicos invitados son descomunales: Slash, Flea, Billy Gibbons, Kris Kristofferson, Eddie Vedder, Bernard Fowler, Daryl Jones, Jim Keltner….



58:08-2010-Muy bueno!!!



Empieza con demasiada calma, algo que no esperaba. Una guitarra allá abajo, y segundos después, esa voz aniquilada por años de soportar el peso de toneladas de rock y sus aderezos. Todavía estás a tiempo de apretar el stop, porque si llegás al primer minuto de “Why you wanna go and do a thing like that for” perdés, caés en la trampa que te tienden entre el cantante y el tecladista Ivan Neville. El solo de guitarra llega sobre el final, para ese entonces adorás este disco.

“Sweetness my weakness” te lleva a dar unas vueltas por la colonia británica. Damping guitar psychotropic..

Cuando empieza a sonar “Lucky man” Ron deja claro que se puede ser un “stone” y grabar 3 temas sin sonar parecido a ellos. “I’m a lucky man” canta en el estribillo, pero en el resto de la canción no resulta ser tan afortunado: “Please I mean it, stay with me. I’ll be your lucky man”. El tema hace que el disco levante velocidad, pero siempre respetando las máximas. Un acierto dado que en la pista siguiente el álbum vuelve a marchar a paso de hombre. Bernard Fowler está presente todo el tiempo en “I gotta see”. Las gargantas se toman un descanso durante el solo de viola y luego recuperan el centro de la escena. Un galanteo que se siente en la oreja y en el alma.

“Thing about you” embarra la cancha, por fin nos subimos al carrusel del rock y damos unas cuantas vueltas, pero sujetate bien del caballito porque cuando te querés bajar te meten de prepo la sortija en el dedo y dale que va. El toque ZZ Top lo aporta la guitarra de Billy Gibbons. Recién volvemos a tomar aire cuando empieza a sonar “Catch you”, un tema donde Ron dejó trabajar a Paul Hyde y a Bob Rock a su antojo, cuando la cosa estaba armada se arrimó y aportó lo suyo. Las guitarras de Ronnie y Bob son las protagonistas.

"Back Door Man", "Bring It on Home”, "Close to You", "Hoochie Coochie Man”, "I'm Ready", "Little Red Rooster"… y puedo seguir con la lista de canciones de Willie Dixon que inmortalizaron los grandes del rock y el blues. En “I Feel like playing”, Ron se le animó a “Spoonful”. El trabajo vocal entre Ronnie y Bernard garpa y encima deja propina.

La pista 8 tiene toda la onda de Richards, pero el chabón no aparece ni en los agradecimientos del disco. Waddy Wachtel que conoce desde adentro el trabajo de Keith y de los Stones supo muy bien qué hacer con su guitarra en “I don´t think so”.

“100%” no para de repetirse un riff que si me lo venden como de Martin Gore compro de una. Reemplazaría a Ferrone por una máquina que lleve la base sin meter tanto palo. Lo pondría a cantar a Gahan y ya estaríamos ante uno de los grandes temas de DM. Me gusta, cuando se lo lleva el fade out me deja con ganas de más.

Si me hacés el aguante apilamos las sillas en un rincón, quedate tranquilo que las perras se suben solas a las mesas y no van a parar de bailar. En una guitarra Ronnie, en la otra Slash. “Fancy Pants”

La banda se relaja en “Tell me something”. Bernard Fowler, Skip McDonald, Kevin Gibbs y Saranella Bell decoran la canción de punta a punta con sus cuerdas vocales. Apenas termina te da ganas de volver a escucharla.

“Forever” suena a despedida. Es el cierre de una docena de canciones maravillosas. Ronnie y Bernard suman a Bobby Womack. Se nota la guitarra de Slash. Van pasando los títulos, te quedás en la butaca esperando. Waiting for…. The end.

 

El tiempo en Rosario

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© 2016 WOX FM | ROSARIO | ARGENTINA | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

0341 5271105 | Sarmiento 854 | piso 06 oficina 06